martes, 27 de julio de 2010

Convivencias


Estaba pensando (y perdón la cursilería) que la convivencia con uno mismo debe ser la más complicada de todas. Es que el propio cuerpo es un espacio bastante apretado, estrecho, angosto. Menos mi panza, que viene a ser algo así como la mansión Wayne en un barrio de planes de vivienda. Pero encima de eso, uno debe convivir en ese lugar indivisible e inseparable con ese otro que es uno mismo. Pero que es otro. Y como tal, tiene problemas con uno. Y así.
Retomemos; como en toda convivencia -sospecho- el secreto está en minimizar lo nocivo de la otra persona sin por esto ir contra su escencia (hay una frase con mujeres, Tarzán y un frac, que no puedo citar pero que todos conocemos, y también otra con una mona que no es Chita, la de Tarzán y un vestido de seda que también habla de esas cosas).
Mi conviencia es complicada. No nos llevamos muy bien. Es que consumo. Paco? No, todo. O mejor dicho, consumiría. Siempre lo explico a través de mi ansiedad, pero honestamente creo que la excede, va más allá. Tengo una personalidad consumidora, absorvente, canibal, espiral. O algo así. Para ser claros, si por mi fuera, estaría todo el día, todos los días, comiendo, tomando, cojiendo, cagando, durmiendo, y fumando. Todo el tiempo. Y todo mucho. Tomaría alcohol(whisky, Fernet, Cerveza, vino) hasta quedar inconciente, comería, por ejemplo, almendras y tostados de miga ("Carlitos")(o medialunas, o panchos, o asado, obife de chorizo, o Ananás, o helados, Traviattas con manteca) hasta que se me reviente el sistema digestivo, dormiría dias enteros, estarìa tirado al sol hasta tener cancer de piel (y mientras seguiría comiendo y tomando y durmiendo).
Una compañera de clases una vez me lo explicó (cosa extraña, casi no me conocía), dijo: "Vos sos de eso que cuando algo les gusta lo consumen todo el tiempo hasta que lo gastan, hasta que no lo pueden ver más. Te debe pasar hasta en tus parejas" Y si, yo podría estar en ese espiral, y comer todos los días pizza de rúcula o ceviche y ver siempre los mismos tres chistes de los Simpsons ("Fui a un Cabaret","SexiNiños? Pensé que habían cerrado ese antro" y "Recuerda el consejo que te dio tu padre en el día de tu boda...")
Pero como dije, "lo harìa", no lo hago. Aquí, también aquí dentro, vive el otro. Tremendo turro culposo generado vaya uno a saber con que proporciones de Super Yo de que tipo, con catequesis incluida, madre que se cree judía (una pseudo Mamele Goi que putea en italiano), infancia en el interior y valores morales consevadores. Entonces? De todo lo que haría, hago menos (epa! eso quizás esté bién!) Si, pero lo poco que hago, lo hago con culpa. Y ahí voy, como un idiota, forzandome a cerrar el msn, a fumar solo los fines de semana, a salir a correr para bajar la panza, a escribir en un blog para no estar chateando. Sin poder disfrutar ni del Chori ni de bajarlo, ni del pucho ni de tener aire, de dormir o de laburar, de escribir o de chatear.
Creo que le dicen esquizofrenia, pero soy un muy mal lector, salvo cuando jugué mucho a la play.
Los dejo (con mi palabra de honor: este texto era mucho mejor cuando lo pensé), tengo hambre, me quedé sin puchos y el msn está que explota.
Foto: Krivco o Martu, no me acuerdo.

domingo, 25 de julio de 2010

y el foco se detiene. Pisar la pelota y que todos sigan, eso es inercia, poesía y literatura. Todo eso en un solo movimiento. Al Colo le gustó. Fue un partido chivo, uno sentía que jugaba por algo, por ganarle a un equipo que era uno más, con la vuelta de camporino, con la presencia de ese buen jugador poco carismático que es Gizmo, existían elementos para motivarse.
El checoslovaco y yo compartíamos equipo luego de meses de enfrentamientos. Pato desplegó su arte dramático por el campo, el jipi no recibió caños y bolsa de papa se ejecutó dos veces y hasta celebró un gol. Dos enormes arqueros y uno de ellos que parece una locomotora de alta velocidad cada vez que sale del arco. Gokú no fue un super saiayin, pero siempre es importante. Baca le puso contraste del altiplano con su gorrito y corrió todo.

Viva el fútbol

domingo, 4 de julio de 2010

Pigna corazón veloz

Tocvirk lleva la pelota por la mitad de la cancha. Comienza a escucharse una vocecita aguda como una aguja y molesta como un mosquito.. "ale, ale, ale, ale, ale, ale" se escucha a Pignascherano pronunciar el nombre de la persona que porta la pelota, este, en cuestión, optar por pasársela para no escucharlo más.
Un nuevo ataque hace que Pekos tenga la pelota. Se repite la situación "pekos, pekos, pekos, pekos" este también opta por pasársela a Franny para no escucharlo más...
Ahora bien, minuto 38. Lo más extraño ocurre... Pigna baja para ser salida del equipo, el arquero le pasa la pelota, la recibe y Franny (como le gusta que le digan las chicas) mete 5ta y empieza a correr hacia el arco contrario mientras grita, con cabeza mirando a la pelota, "pigna, pigna, pigna, pigna, pigna"... esto lo distrae, dado que sale de la cancha con pelota y todo y se va corriendo, libre como el viento hasta que se pierde en el horizonte.
No sabemos dónde está ahora, quizá este en Entre Ríos o en Malasia. Él corre libre. Es el verdadero hippie del grupo, el que vive en su realidad.

Pigna. Corré, sos inalcanzable.

Crónica del poli 3-6

Para Hale que lo mira por TV.

La cancha del Poli tiene imperfecciones, y no son imperfecciones desplegadas por los diez jugadores que la visitan. Sino que el piso es muy irregular. Así es. si uno lo recorre con detenimiento se dará cuenta que el césped es muy irregular y que podría producir las lesiones de cualquiera de nosotros.
Tan fácil fue el partido que pude darme cuenta de esto.