lunes, 3 de febrero de 2014

Un nuevo mito nace.

¡HEROES!

El Domingo 2 de Febrero de 2014 nació un nuevo mito nacional, como el chupacabras o el Mencho Medina Bello.


"Heroíco" The New York Post
"Fitz Royazo" Diario Olé
"Los Pumas con esto se consiguen tres sponsors más" La Nación
"Se querían matar" Crónica
"Supercalifragilisticoespialidozo" Mary Poppins
"A mí me gustan bien aprendiditas" usuario x de Poringa

¿Qué pasó? ¿qué suscitó esta catarata de frases con tintes epopeyicos? 
Sé a esta altura, estimado lector, que la duda lo carcome y no quiere esperar más y solo espera que esta crónica no esté escrita por Jorge Suspenso.

Un decente periodista deportivo comenzaría por las formaciones, así que, cómo decía el potus: Ahí vamos!
_
Carna
Sergio
Pigna
Luisito
Leo Pagés
vs
Colo
Poppet
Agus
Rodri
Baca

Así arrancaron los equipos… y así terminaron porque no había suplentes.
El equipo comandado por Carna rápidamente se acomodó en la cancha. Lograron un funcionamiento efectivo; pocos toques para llegar rápidamente al arco rival y con tres grandes shoteadores de media distancia fue fácil ponerse 5 arriba en escasos minutos. 

El equipo capitaneado por el Kiwi Polaco no daba pie con bola, Rodri agarraba la pelota en mitad de cancha y avanzaba solo para demostrar que él era el mejor y que él podía. De fútbol asociado, poco y nada. 

Pasados los 15 minutos el equipo del Polaco se aplomó en el sintético césped y con mucha actitud y empuje empezó a descontar. El descuento parecía una simple muestra de hombría, de decencia, de amor propio. El empate estaba a años luz, diferencias de entre 4 a 7 goles se estaban volviendo desmoralizantes. 

Los certeros, violentes disparos de Leo, el tándem defensivo-creativo Pigna-Luisito, el orden táctico y ofensivo del Pelado y los guantes de Carna eran sin dudas, un durísimo escollo a sortear.

El colo encontró las manos en algún momento del partido y empezó a transmitir más confianza a los jugadores de campo, lo que se tradujo en ataques de 3 o 4 jugadores, había que ir a buscarlo. 
Agustín pasó a defender por izquierda junto al Kiwi Polaco, mientras que Baca y Rodri se pararon como primera linea de defensa. La idea: cambiar golpe por golpe.

Una gran cuchareada del colo fue a parar a la cabeza de Baca, quien con un sútil cabezazo la mandó al fondo de la red. Dos toques y gol. Todo era posible.

El equipo rival comenzó a perder vértigo y cada vez les resultó más difícil estirar la ventaja. 
Luisito sin embargo, seguía resultando imparable. Hasta que Rodri le pegó. El Podri no perdona que alguien le haga sombra, jamás. 
Los goles empezaron a caer… a 5, a 4, a 3, a 2… parecía que lo teníamos.
Pero el rival juega y así fue que Leo volvió a estirar a 4 la ventaja. 

Una serie de jugadas empezadas por Rodri y terminadas por Agus, que ya estaba de falso 9, pusieron la diferencia a 1.

En la última jugada del partido, sí la última, el Podri empezó a apilar jugadores por derecha.. .uno, dos y el tercero lo obliga a tirar el centro a la puerta del área. Ahí estaba el falso 9, esperando de espaldas al arco, la pelota le queda entre las piernas e intuyendo la pronta salida del arquero resuelve que lo mejor es tirar el tacazo de espalda al arco. 
He aquí unas palabras post partido:

"veía al colo en el arco nuestro a baca atrás de mitad de cancha, la pelota entre mis piernas, viva, un defensor de ellos que se acercaba y nadie cerca a quien pasarsela… sabía que Sergio iba a atorarme, y como soy lento, si me daba vuelta perdía… la única era tirar el taco y lo tiré…. cuando me di vuelta la pelota no había terminado de entrar, pero había superado al arquero y a los defensores, no sé por dónde pasó, pero era inminente el gol"

Mientras el otro equipo llevaba la pelota al centro del campo para sacar, el canoso canchero (quién dice la frase "listo chicos" desde el año 72 y se estima que ya ha terminado 612.345 partidos de fútbol cinco en toda su vida) ingresa y levanta los brazos en ademán de finalización. El Podri lo abraza. El Popo destapa una petaca, Baca baila y el Colo… bueno, nos encanta el Colo.
Festejamos un empate.
¿Qué esperaban?
¿Un triunfo?
Somos momias, no el Niupi.

Pelotudos.